Noticias

Noticias

Ochenta personas salen del sinhogarismo gracias a los programas Primer la Llar y Llar amb Suport del IMAS

Miércoles, 16. Octubre 2019

La vicepresidenta del IMAS, Magdalena Gelabert, ha participado en el cuarto encuentro sobre el método Housing First que ha tenido lugar esta semana en Madrid

Los programas de acceso a la vivienda que se llevan a cabo desde el área de Inclusió Social del Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS), han hecho posible que 80 personas, 53 del programa Primer la Llar y otros 27 del programa Llar amb Suport, hayan abandonado la situación de sinhogarismo desde que se pusieron en marcha en noviembre de 2018.

Este dos servicios, se basan en la metodología housing first y housing led respectivamente y están gestionados por la UTE Fundación RAIS-Asociación Provivienda El principal objetivo de los programas es el de facilitar la inserción social de personas sin hogar mediante el acceso a la vivienda.

En este sentido, la vicepresidenta segunda del IMAS, Magdalena Gelabert, junto con la directora insular de Inclusió Social, Sandra Martínez, han participado esta semana en el cuarto encuentro para promover la aplicación de este método que la Fundación RAIS y Provivienda organizan en Madrid con representantes de las diferentes entidades y administraciones que lo ponen en práctica. Gelabert, ha explicado la situación de Mallorca respecto al tema del acceso a la vivienda y como se han desarrollado hasta ahora estos dos programas.

Primer la Llar
El servicio Primer la Llar está dirigido a personas en situación de exclusión social provenientes de la calle, y se lleva a cabo mediante la metodología housing first. Se trata de ubicar en una vivienda a la persona elegida y se inicia un proceso de acompañamiento e intervención social con el objetivo de empoderar-la para que sea autónoma a todos los niveles. El proceso se considera finalizado positivamente cuando la persona no necesita del acompañamiento y la vivienda donde ha iniciado este proceso de recuperación puede convertirse en su hogar.

Para poder alcanzar este objetivo al beneficiario del servicio se le elabora un Plan Individual de Intervención, siempre respetando sus ritmos, lo que implica trabajar con ellas el tiempo que sea necesario en cada caso, orientando la intervención hacia la recuperación, la reducción de daños y la plena inserción social.

La capacidad del servicio es de 40 viviendas, con 40 usuarios, cifra que en estos primeros meses de funcionamiento ha ascendido hasta las 53 personas, ya que algunos titulares de la vivienda lo comparten con alguien.

Llar amb Suport
En el caso del servicio de Llar amb Suport, éste está dirigido a personas que son usuarias de alguno de los centros de alojamiento de la Red de Inclusión y que por su situación personal se pueda prever la consecución de un cierto grado de autonomía o independencia con el tiempo.
 
La capacidad del servicio es de 10 viviendas, que podrán tener entre dos y tres habitaciones, con lo cual se podrían beneficiar hasta 30 usuarios ya que se trata de viviendas compartidas entre dos o más personas. Actualmente permanecen en alguno de los pisos un total de 27 personas, pero está previsto que en breve se puedan aplicar las plazas ofertadas hasta llegar a las 33 personas.
 
En este caso se trata de dotar a la Red de un instrumento para fomentar la desinstitucionalización de los usuarios, basada en la técnica de intervención de vivienda con apoyo externo o housing led.
 
Como en el caso del servicio de Primer Hogar a las personas beneficiarias del servicio se le elabora un Plan Individual de Intervención para trabajar con ellas el tiempo que sea necesario orientando la intervención hacia la recuperación, la reducción de daños y la plena inserción social. En este servicio, además, se trata también de que las personas puedan convivir en un ambiente normalizado, aunque no se puedan independizar plenamente y necesito siempre de un apoyo externo.