Noticias

Noticias

El IMAS habilita una planta en la Bonanova para ingresos de gente mayor sin afectación por coronavirus

Lunes, 30. Marzo 2020

Un total de 40 usuarios de la residencia ha dado negativo en las pruebas de la Covidien-19.

El Institut Mallorquí d'Afers Socials (IMAS) habilitará esta semana la novena planta de la residencia para personas mayores de La Bonanova, que ampliará la capacidad hasta 68 plazas más. La institución, que gestiona las competencias sociales en Mallorca, acelera la puesta en marcha de este espacio, prevista para el mes de junio, como medida de contingencia por la crisis de la Covidien-19.

La entrada en vigor del estado de alarma ha supuesto el cierre de todos los centros residenciales y, en consecuencia, imposibilita ingresos nuevos. La intención de habilitar esta planta responde a la necesidad de atender a personas que hasta ahora vivían en sus domicilios pero que, por motivos diversos, necesitan ingresar de urgencia en un centro. También acogerá personas no contagiadas derivadas de otras residencias con un alto porcentaje de afectados por coronavirus. Será una zona controlada, aislada del resto de usuarios de la residencia, y todos los casos que la ocupen deben cumplir una cuarentena.

En una primera fase se habilitarán 15 plazas y se contratarán 12 personas para atender a los nuevos usuarios entre técnicos, cuidadores de atención directa y personal de servicio.

Con la reforma, la antigua planta ha quedado dividida en dos alas separadas por un espacio central con zonas comunes nuevas. En total tiene 34 habitaciones que se pueden adaptar a las necesidades de los usuarios: desde 42 plazas (26 habitaciones individuales y 8 dobles) hasta 68 plazas (34 habitaciones dobles). Todas las estancias disponen de salidas de oxígeno y baño accesible.

40 pruebas negativas
Por otra parte, un total de 40 residentes de la Bonanova han dado negativo en las pruebas de coronavirus hechas recientemente tras registrarse un único caso positivo.

El IMAS aplica protocolos de protección extrema a las residencias: se han eliminado las visitas, se toma a diario la temperatura a los usuarios y se hacen aislamientos preventivos.

En caso de que se detecte un caso positivo, se actúa de inmediato y en coordinación con la Consejería de Salud. Se traslada la persona de la residencia en un hospital y los residentes que han estado en contacto con la persona enferma permanecen en zonas de aislamiento habilitadas en cada centro. Además, se hacen pruebas a todos los usuarios y todo el personal para intentar aislar el problema lo más rápidamente posible.